Croacia | Llena de vida

El mediterráneo tal como era


Los enamorados del mundo del buceo tienen una cita obligada en Croacia, el adriático nos ofrece auténticos escenarios marinos sublimes, y es que podremos observar infinidad de animales, desde delfines, medusas, corales, hasta barcos piratas hundidos o buques de guerra que nunca llegaron a tierra.



Para realizar esta actividad nos podemos trasladar a cualquiera de las miles de islas que componen Croacia, así como toda su costa, desde Istria hasta Dalmacia. Además, Croacia está desarrollando una infraestructura para el disfrute de este deporte, con centros de buce que ofrecen experiencias de buceo para los que se inician en este mundo ó cursos para obtener la certificación internacional de buceo, así como de guías especializados para aquellos que quieren adentrarse más en el mar croata.


Muchos de los que se dirigen a estas costas para bucear no se van de Croacia sin visitar los barcos hundidos que reinan en las aguas del Adriático. Existen barcos piratas que naufragaron cuando iban a esconder sus botines en las muchas calas y grutas que existen en esta costa, pero no solo los piratas navegaron por estas aguas, también los romanos y los griegos que dominaron este mar y posteriormente sus tierras asentándose en algunos lugares como Pula, Dubrovnik o Split. Sin duda existió una ruta marítima en la zona y esto ha propiciado que el fondo marino se haya convertido en un museo de la historia de Croacia.


En los alrededores de la Isla Kaprije existen varios barcos hundidos, uno de los más conocidos es el Francesca da Rimini, un buque italiano que transportaba armas para nutrir a los alemanes durante la II Guerra Mundial.

En la Costa de Peljesac, se encuentra el S-57 un buque alemán de guerra de la II Guerra Mundial.

Los vientos que soplan en la zona y que pueden condicionar nuestra actividad son el Bura, un viento seco que es frecuente en invierno, aunque en verano también aparece y que sopla a ráfagas frías. Otro es el Jugo, o Siroco que provoca olas grandes y por último el Mistral que es una especie de brisa veraniega que desaparece por la noche.

Se recomienda practicar buceo en Croacia entre mayo y octubre ya que es cuando las aguas son más calientes y las temperaturas para la inmersión serán más agradables, aunque en los 30 metros de profundidad la temperatura se mantiene estable a unos 17º C durante todo el año.

Deberemos ser conscientes de que en algunas zonas de la costa las corrientes son muy fuertes y nos pueden deparar alguna sorpresa, así que si eres un novato en este arte te recomendamos que te informes en el puerto antes de la inmersión.


Oficina Nacional de Turismo de Croacia

¿Tienes algo que agregar a esta publicación? - Compártelo en los comentarios



  • Facebook
  • Instagram
  • Google Maps
  • Gmail
  • Twitter
  • Whatsapp

vamosabucear © 2020. Todos los derechos reservados