¿Como funciona un regulador de buceo?


El regulador nos proporciona el aire tal y como lo necesitamos


Como su propia palabra lo indica, un regulador de buceo, será el encargado de regular el flujo de aire y dárnoslo tal y como lo necesitamos, para permitir una respiración sencilla y de calidad. Esta debe de ser siempre su principal característica.


El regulador de buceo se compone de:

La primera etapa, las segundas etapas con válvula de demanda, el latiguillo del inflador de baja presión y, por último, la consola de instrumentos, compuesta por diferentes dispositivos.

Primeras etapas.

Se fabrican actualmente con dos diferentes válvulas, con sistema YOKE o de estribo, para buceo recreativo, y con sistema DIN, recomendado para buceo técnico. Cualquiera de los dos se ajustarán a la válvula de su tanque de buceo. La configuración Yoke o de estribo fue la primera en utilizarse en la industria del buceo y por consiguiente la más popular, hasta que a finales de los años 50 se inventó el sistema de válvula Din en Estados Unidos, introducido en el mercado por el fabricante de equipos Poseidon. Este tipo de válvula se extendió para los buceadores que necesitaban descender más profundo, explorar el interior de cuevas o barcos hundidos o realizar un buceo más técnico con una mayor exigencia a las altas presiones o golpes en el equipo.

En los dos sistemas, existen modelos básicos y modelos mucho más completos que podrían integrar características como el sellado medioambiental, para prevenir la congelación de sus componentes en aguas muy frías, o membrana balanceada, para obtener siempre una cantidad de flujo de aire óptima independientemente de la profundidad en la que nos encontremos.

La función principal de las primeras etapas es reducir la presión del aire del tanque, habitualmente establecida a 3000psi ó 200 bares de presión, a una presión intermedia entre 6 y 10 bares de presión, para que a continuación esta sea de nuevo reducida a casi una presión normal respirable, mediante las segundas etapas. Una primera etapa está fabricada a modo de prueba de fallos. Esto quiere decir que, si alguna membrana interna fallará, el sistema nunca dejaría de suministrar aire, produciendo un flujo continuo con el que podríamos ascender a superficie en condiciones de seguridad. Como obligación después de cada inmersión deberemos de mantener siempre el filtro de la primera etapa limpio y seco, ya que será el encargado de la calidad del aire que viaje hasta nuestros pulmones.



Segundas etapas con válvula de demanda.

Las segundas etapas serán las encargadas de que podamos respirar el aire como lo hacemos fuera del agua, mediante su sencillo sistema inventado hace más de medio siglo, no necesitando de grandes modificaciones debido a su efectividad. Su simple diseño formado por una boquilla anatómica para la boca y un sistema de membranas activadas mediante palancas con la propia respiración, de ahí que se denominen de demanda, hacen que las segundas etapas estén preparadas para cualquier cosa, incluso poder toser, vomitar o escupir en caso de necesidad, siempre y cuando la sujetemos con nuestros dientes y labios para que esta se mantenga en nuestra boca protegiendo nuestras vías respiratorias. Incluso si necesitas una cantidad extra de aire para limpiar su interior podremos presionar su botón de purga frontal y enviar aire directamente desde el tanque a nuestra boca. Usualmente siempre llevaremos dos segundas etapas, una de color negro que será la primera o principal, y otra más larga, de color llamativo (amarillo que indica preventivo) para poder utilizarla en caso de emergencia y compartir aire de nuestro tanque cuando un compañero lo necesite. Esta segunda etapa de emergencia se llamará fuente de aire alternativo, segunda etapa secundaria o comúnmente llamada octopus.

Latiguillo del inflador de baja presión

(para el BCD o Chaleco)

Esta manguera es la encargada de conectar nuestro tanque con nuestro chaleco compensador de flotabilidad, para que podamos inflarlo rápidamente enviando aire desde el tanque con solo pulsar el botón de inflado.

Usualmente va integrada con el inflador cuando compramos el chaleco, y su sistema de anclaje es muy sencillo de usar mediante una conexión hembra de click, dejando deslizar hacia atrás la pieza metálica introduciéndola en la conexión macho del inflador del chaleco; Todo latiguillo o manguera de buceo debe cambiarse cada dos años aproximadamente o antes si se observa el más pequeño deterioro.


Sistema de consola de instrumentos.


Una inquietud muy común entre nuevos buceadores es cómo saber la cantidad de aire que tenemos, a que profundidad estamos, que dirección seguir, temperatura del agua, etc.

Antiguamente existían sistemas rudimentarios y poco fiables amigos de los accidentes, pero en la actualidad esto es imposible si somos buceadores responsables y chequeamos de vez en cuando nuestro sistema de información.

Una consola de instrumentos podría estar compuesta de varios elementos como manómetro para medir la presión del aire de nuestro tanque, profundímetro para medir la profundidad real o máxima alcanzada, brújula, termómetro, o demás elementos como desees llevar. Podrías encontrarlos en sistema métrico (Bares de presión y metros) o sistema imperial (Psi y pies).


El más sencillo llevará solo manómetro, aunque es altamente recomendable llevar un profundímetro si no buceamos con un computador de buceo.


El manómetro nos indicará que el tanque está lleno con una presión aproximada de 200 bares de presión o 3000 Psi, y siempre cualquier manómetro deberá tener una área de color llamativo, normalmente rojo o naranja, indicando una zona de precaución o aire bajo con 50 bares de presión o 725 Psi para que tengamos en cuenta la posibilidad de terminar la inmersión tan pronto como sea posible. No es recomendable gastar casi la totalidad del aire del tanque, por tu propia seguridad y para que el tanque o la primera etapa no sufra daños al perder toda la presión interna y se llene de agua.


Los profundímetros indican la profundidad, tan sencillo como su propia palabra indica, y en algunos modelos tendremos marcada la zona de 40 metros de profundidad para recordarnos la profundidad máxima en buceo recreativo de las mayores organizaciones de buceo.

Normalmente tienen dos agujas, donde una marcará la profundidad actual y otra que será movida por la primera, la máxima alcanzada en la inmersión, siempre y cuando hayamos reseteado manualmente esta antes de bucear.

Para finalizar añadir que es altamente recomendable proteger todo el equipo y el sistema de información de los golpes y siempre que lo tengamos preparado para bucear, no mirarlo directamente cuando abramos el tanque, ya que si tiene alguna micro rotura podría saltarnos a la cara el plástico o cristal dañándonos seriamente. Recuerda cuidar y mantener el equipo siempre en buen estado y revísalo habitualmente, más si ha estado inactivo por largo tiempo.


Te puede Interesar:

Live a Board Mar de Cortés Valentina

Curso de Buceo - Open Water Diver


+ INFO:

CEO Saul Martínez

Cel Ph. & Whatsapp: (+52)4871031439 vamosabucear.tv@gmail.com


¿Tienes algo que agregar a esta publicación? - Compártelo en los comentarios

  • Facebook
  • Instagram
  • Google Maps
  • Gmail
  • Twitter
  • Whatsapp
Únete

vamosabucear © 2020. Todos los derechos reservados